“No Contact” para protegerte de los que dicen que te quieren”

También puedes escuchar el artículo:

¿Por qué no has dejado fuera a tus amigos y familiares manipuladores? ¿Por qué, en general, sigues en contacto con quien te ha hecho sufrir? Aquí es donde cae la regla del “no contact”. 

¿Te has preguntado por qué sigues ligado a tu madre, que ha proyectado sobre ti sus frustraciones y sus necesidades insatisfechas? ¿Te has preguntado por qué sigues teniendo relaciones con tu padre que te acosó? ¿Por qué sigues yendo a comidas familiares si hay hermanos y suegros que te hacen daño con críticas ocultas? 

Porque ahora ha entrado en tu normalidad, es casi parte de ti: tu papel es el de sufrir.

Bueno, la vida evoluciona, los escenarios cambian, se alcanzan nuevas conciencias y el “Sin contacto” cuando el manipulador es inmanejable, realmente puede alterar -para mejor- la vida.

¿Qué es el No Contacto? 

Simplemente alejarse, distanciarse, cortar puentes, reiniciar o minimizar las comunicaciones. El objetivo es recortar espacio y tiempo sólo para uno mismo, para protegerse y protegerse de intentos de manipulación.

Cómo te manipula y hiere a quien dice que te ama

Afrontémoslo, en la vida de todos nosotros hay o ha habido un manipulador, una persona astuta y astuta que nos ha puesto contra las cuerdas y nos ha quitado mucha energía.

Son muchos los insultos ocultos y las críticas que has sufrido, intentos de manipulación o abusos emocionales. El problema es que a menudo estas actitudes provienen de personas que amas y que afirman amarte.

Tal vez creciste con una persona que siempre dijo que te amaba con muchas palabras pero que luego, con los hechos, perdió atención y coherencia. Para ti que recibes un tratamiento de este tipo, descifrar su significado se hace difícil, en primer lugar porque hay una implicación emocional (¿cómo podría tu madre o tu querido amigo juzgarte o manipularte tan tácitamente?) y luego, porque todo el mecanismo disfuncional a veces se croniza en la vida de una persona hasta el punto de que llega a concebirlo como “la normalidad”.

Una relación padre-hijo, una amistad cercana, un vínculo amoroso, una relación de trabajo… ¡Los abusos emocionales pueden venir de cualquiera!

¡Atención! No digo que todo el mundo sea malvado y todos sean manipuladores… ¡sólo que es inevitable, en un contexto social como el nuestro, no tropezar con ciertas personas! Además, hay que añadir que nuestra generación ha crecido con padres poco conscientes de su papel y a veces, un hijo no conoce otro medio emocional que la manipulación porque no ha tenido la posibilidad de “madurar emocionalmente”.

Todos podemos ser manipuladores o víctimas de abuso emocional. 

La estabilidad, la coherencia, el saber moverse en sintonía con las propias necesidades y siempre en armonía en el respeto de los demás, son cosas que se aprenden con el tiempo. El aprendizaje debería ocurrir durante la infancia pero, como premisa, no siempre sucede. Así, el mundo se divide en tres compases:

los más afortunados que pudieron abrazar un sano crecimiento emocional.

Los que han sufrido abusos emocionales y quizás ni siquiera lo saben.

Quién manipula a su prójimo más o menos conscientemente.

¿Cuándo aplicar el No Contact?

“Sin contacto” debe ser el último recurso. Te darás cuenta de que es por tu propio bien aplicarlo cuando te sientas derrotado en la relación, desarmado y no dispuesto a sufrir más.

Si el camino de la racionalidad y del diálogo con ciertas personas no funciona y la relación no se basa en la reciprocidad no puedes, es más, no tienes que apelar siempre a tu “comprensión” (¡se hace así! ¡Algunas cosas ni siquiera llegan…!), a tu sentido de “resistencia” (y mientras tanto tragas otro disgusto, otra injusticia sufrida) y a tu irremediable afecto (que a menudo lee “adicción afectiva” y se manifiesta con un “le quiero demasiado, puedo ayudarle” o “es mi madre, tengo el deber de hacer algo por ella”, “quiero que esta relación siga adelante, lo necesito a él/ella”). Vale, quiero que sepas que el único deber real que tienes es protegerte a ti misma, y puedes empezar a respetarte ahora mismo, cortando esos lazos que no te hacen sentir bien.

Las fases del No contacto con quien dice amarte

Aclarado que el No Contact es el último recurso, el final de un vínculo exasperante, mantente dispuesta a sufrir la opinión de quien te rodea, sobre todo si quieres aplicar esta estrategia protectora con respecto a un padre. No faltarán frases como “es estúpido no hablarse, traten de aclararse…” O “¿Qué hizo para merecer tanto distanciamiento?”. Desafortunadamente, la gente que vive las relaciones desde el exterior, no sabe nada, pero sin embargo, se siente legitimado para juzgar, así que prepárate para las críticas y no te sientas obligado a dar explicaciones y, sobre todo, no esperar que todos puedan entender tu dolor.

Simplemente deja claro que no estás loca y que si has llegado a una posición tan drástica, tendrás tus razones.

La opinión de los demás es uno de los factores a los que te enfrentarás. Tal vez te importa un bledo la opinión de los demás, de hecho, si el no contacto es para el ex socio narcisista será más fácil si tienes pocos amigos en común, pero será muy complicado cuando se trata de un pariente a mantener alejado.

1. El Sin Contacto no es inmediato

Si estás buscando el “Sin Contacto” para alejarte de un manipulador, esta persona hará lo que sea para manipularte y recuperarte. Te convencerá de que estás confundido, de que te estás equivocando y de que es lo equivocado.

En el fondo, una cosa que te ha llevado a buscar la falta de contacto es probablemente la incapacidad de establecer límites claros en la relación. Si el otro no respeta tus límites, ¿cómo podrías pedirle que respete tu silencio? Mira, tienes que saberlo, el principio será duro. El manipulador de turno usará tu culpa y si es tu caso, tu adicción emocional. En esta etapa de tu vida puede parecer un revés, podrías sufrir y ya lamentar tu elección… ¡Pero aquí es donde empieza el punto 2!

2. Piensa sólo en ti mismo

Se necesita una fuerte confianza en sí mismo, algo que los que están inclinados a caer en las relaciones hechos de abuso emocional no tiene y ¿entonces? ¿Cómo vamos a arreglar esto? Intenta cultivar lazos saludables, los amigos pueden ser un gran bote salvavidas, si no crees que tienes suficientes recursos, intenta iniciar una psicoterapia que pueda apoyarte al menos en la fase más crítica de la separación.

3. Confusión, cambios de opinión y retornos

Te sentirás tentada a “volver a la fuente”. Mira, estás sediento y la fuente de la que tratas de alejarte no es fresca y desbordante, sino que derrama gotas de agua… Tu sed es mucho más profunda y podrás beber en otro lugar. Recuerda a ti misma que te mereces y puedes tener más de la vida. Puedes mejorar y conquistar lo que tanto tiempo te ha sido negado.

Créeme, cuando rompas lazos tóxicos, te sentirás libre… pero el proceso de separación es largo, incluso después de la falta de contacto. La situación será más dura en las proximidades de cumpleaños, aniversarios, fiestas y ocasiones especiales. Puedes caer en confusión, especialmente si tienes un trastorno de personalidad dependiente, puedes llegar a dudar de ti misma y de tu elección: ¿Quizás eres tú el equivocado? Si piensas así en tu mente, no te rindas y, una vez más, te sugiero que te enfrentes a los que tienen las herramientas para ayudarte.

4. Necesitarás cultivar compasión por ti mismo

Cuando se produzca la confusión y cuando estés a punto de ceder y quieras volver a “esa fuente”, recuerda a ti misma que es una fuente de dolor y tú estás sedienta de otra cosa. Abraza una mente auto-compasiva, piensa que todo este dolor, todo este desapego, te ayudará a construir tu propio equilibrio.

Das largos paseos, pasas tiempo con personas auténticas que te hacen sentir bien. No te darán una medalla de valor si sigues cultivando relaciones de dolor, no hay recompensas por el sufrimiento. El premio que mereces es la libertad, es la vida sin ataduras y hecha de lazos gratificantes.

5. Llora, ríe, sigue adelante y sé libre

Pasarán días, semanas e incluso meses sin ningún contacto. En algunos momentos, aún te sentirás mal, pero en algún momento, te darás cuenta de que finalmente eres libre. La cantidad de conflictos internos empezará a disminuir.

Después de meses sin contacto, podrías pensar o incluso estar “obsesionado con la fuente”. Si no hay contacto, ¿por qué sigues pensando y sufriendo? Una vez más, sé compasivo y amable contigo misma. Practica un diálogo interior activo y orientado a la mejora y a las garantías. Trabaja en ti mismo, lidiando con tus dudas y sentimientos. Como último recurso, procesa el luto, procesa tu pérdida: la madre, el compañero o el hermano que merecías no existe, nunca lo tuviste, has caído en un engaño muy largo, lo has esperado… Pero nunca existió. Una vez que hayas asimilado este concepto, ¡finalmente serás libre!

Si te ha gustado este artículo puedes seguirnos en Facebook:

sobre la Página Oficial NOTICIAS DE PANAMA 

Últimas Noticias
0
Nos gustaría saber qué piensas. ¡Comenta!x
()
x