diverse woman standing close and looking at camera

Se hace difícil hacer coincidir todo lo que vive el equívoco de una equiparación mujer-hombre, cuando en cambio son simplemente diferentes y complementarios

El día Internacional de la Mujer se celebra desde hace más de un siglo, la fuerza y la determinación que la caracterizan, cualidades que han permitido a las mujeres, obtener logros sociales, políticos y económicos.

Podcast

Sin embargo, esta fuerza de voluntad no siempre prevalece: cómplices de emancipación y cambios, no sólo físicos sino también sociales, las mujeres que llegan a cierta edad se descubren inseguras, insatisfechas y temerosas.

El Dr. Adriano Spada Chiodo, profesor de psicología clínica, mental coach y CEO de Osi Holding Group S.A., explica por qué muchas mujeres sufren algunas dificultades emocionales en momentos particulares de la vida, a la vez que revela cómo superarlas gracias a las propias cualidades y potencialidades típicas de cada mujer.

“Las mujeres a menudo tienen un gran potencial, pero con la misma frecuencia no saben que lo poseen”, afirma el dr. Spada Chiodo. Esta es la principal fuente de malestar. Siempre están buscándose a ellas mismas, luchando contra un sentimiento de inseguridad que las paraliza frente al espejo en busca del vestido adecuado, con el que sentirse fuerte.

Probablemente los dos momentos clave de malestar son el período de reequilibrio después de la maternidad y la edad entre los 50 y los 60 años. Momentos diferentes, pero ambos muy difíciles, marcados por cambios físicos, de papel social, mentales y hormonales.

Las mujeres siempre han tenido un papel social claro, eran las verdaderas gerentes de la familia. Hoy la situación ha cambiado un poco, la emancipación, hija de la igualdad de oportunidades y del aumento general de las expectativas, hace que también las mujeres salgan al campo de la competición laboral y de la afirmación social, fuera de los tradicionales papeles de mamá-gerente.

De repente, se hace difícil hacer coincidir todo lo que vive el equívoco de una equiparación mujer-hombre, cuando en cambio son simplemente diferentes y complementarios.

El profesor compara luego a la mujer con un cristal: “La inefable naturaleza del ser mujer está quizás bien representada por el girasol”, destaca Spada Chiodo. Agrega que la mujer busca la luz para resplandecer de una luz intensa y deslumbrante, pero tremendamente frágil, Lista para entrar en mil pedazos y cerrarse en sí misma como el girasol, cuando al atardecer el sol se va para reaparecer el día siguiente.

La belleza del girasol siempre ha sido brutalizada en su fragilidad por la prepotencia física del hombre que también hoy, como en el pasado, puede a menudo tener actitudes de violencia física y psicológica, insinuando que la fragilidad del girasol es debilidad e inferioridad, por su naturaleza sublime y delicada.

Es la historia de las páginas de noticias de nuestros días, donde encontramos continuamente anécdotas de cómo la agresividad y a veces una verdadera y brutal animalidad son las únicas formas de interacción con las que los hombres reaccionan a esta situación de caos relacional entre malestar e inestabilidad.

¿Pero por qué es tan difícil es para las mujeres ser felices en algunos momentos de la vida?

Según el Dr. Adriano Spada Chiodo, las mujeres después del parto vuelven a encontrar su equilibrio perdido gracias a la vuelta a un puesto de trabajo estable y a las gratificaciones que derivan de ser figura de cuidado para los hijos.

Luego de repente, acercándose a los 50 años, todo desaparece. Los hijos crecen y durante la adolescencia y ponen en tela de juicio a las madres, mientras que en el trabajo las jóvenes de 30 años se encuentra en la competencia apostando por la frescura física. Los cambios hormonales y físicos hacen que el envejecimiento no sea un proceso de maduración en el que buscar la belleza en la sabiduría, sino un nuevo momento de fragilidad, inseguridad y miedo de no estar a la altura, miedo de ser rechazado físicamente; a menudo llevan con ellos problemas tanto físicos como emocionales, determinando verdaderas formas de enfermedad del humor, relacionadas con la menopausia.

Estos estados afectivos que se acompañan de cambios empeoradores del sueño, de la capacidad de concentración y de la capacidad de ver una perspectiva, requieren intervención psicológica clínica y motivacional, a su vez, la relación con el amor puede crujir y, en lugar de ser fuente de equilibrio y seguridad, los maridos son vividos como jueces, dispuestos a emitir sentencias sobre la belleza marchita.

Los 6 consejos del doctor Adriano Spada Chiodo para las mujeres que quieren volver a ser felices:

No es bonito lo que es hermoso, pero es hermoso lo que te gusta a ti misma

La mujer debería ser capaz de hacer suyo este eslogan, es decir, para poder gustar y encontrar afirmación, sea cual sea la cosa y el ambiente en el que la buscan, hay que primero y simplemente gustarse. Otros juzgan a menudo por lo que las mujeres muestran, sólo ven la percepción de quién representan.

“Be yourself, you’re happy”

No renegar de la propia naturaleza, apreciarla y valorarla, sin perseguir modas o status sociales: cada mujer, cada cuerpo, hace historia a sí misma: es más, debemos defender nuestra esencia del asalto del mito de la perfección y de los iguales: el vestido y los modos justos para todos.

“Los hombres y las mujeres no son iguales”

No tiene ningún sentido competir con los hombres: las mujeres son simplemente diferentes, valorizar las diferencias. En casa, en el trabajo, en las actividades de cada día no hay que compararse con lo que hace la otra mitad del cielo.

“learn to motivate yourself to be the best of the best”

Es fundamental no transformar los propios miedos en peligrosísimas debilidades: es importante, en cambio, reconocer que no existiría el valor sin el miedo, también ella tiene un papel en la vida de cada uno.

“Necesitamos calma y sangre fría”

No sirve de nada expresar rabia y agresividad en respuesta a la ansiedad: no hará más fuerte sino que será objeto de malentendidos y, al final, más frustrantes sentimientos de culpa.

“Don’t worry, be happy”

Vive con ligereza, evitando tener siempre en mente objetivos a alcanzar y exámenes en los que ser promovidas: las mujeres no son más o menos algo, son simplemente una esencia indispensable.

One thought on “Día de la mujer: retos en el siglo XXI”
  1. El artículo es interesante y cierto.
    Al doctor le faltó otras etapas de fragilidad de la mujer. Él hace el análisis, y si solo supiera que existen más momentos de fragilidad en la mujer…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll Up