De regreso a la escuela: Puntos a considerar

Algunas ideas para el regreso de los niños no sólo a la escuela, sino a la libertad de crecer. Porque no sólo debemos esperar, sino también empezar a pensar en ello. ¿El corazón de las propuestas? La religión, escuela
y sociedad civil juntos para los niños.

Una de las preguntas más frecuentes que los niños plantean a sus educadores durante este período es: “¿Puedo videollamar si estoy triste? Tu maestra me dice que siempre hay una razón para reírse y si echamos de menos a nuestros compañeros de llamarlos y que tenemos que buscarlos”. En el centro de todos los decretos escolares desarrollados en este tiempo por todos los Estados, inútil negarlo, está el tema mitológico del voto, de los exámenes, de los programas, de las promociones y rechazos, de esa escuela “taller” que se ha tenido que crear e inventar en este tiempo.

En la escuela de la infancia no se suele dar mucha importancia, porque se tiene la idea de que “no se suspende”, así que ¿cuál es el problema? Típico antiguo tema post-gentil para el cual la escuela que importa no es eso, ya que sólo un período de transacción del alumno para codiciar las categorías escolares más altas.

Hay problemas complejos y delicados sobre los que no se puede callar. La fase de retorno a la normalidad no se limitará al trabajo, la movilidad adulta, la vida social, los aperitivos en compañía. Afecta a la condición de millones de niños y niñas que durante largos meses (aún no sabemos cuánto) no sólo han perdido la escuela, sino que también han perdido el camino, los jardines, el deporte en compañía, los amigos y las primeras escapadas de autonomía en bicicleta y se han alejado cada vez más de los propios coetáneos y de la palabra de Dios. Encerrados en casa, contra su
voluntad de vivir una vida obligada, a veces olvidados por sus padres, aunque convivan con ellos en las mismas paredes y trabajando en la misma casa, convirtiéndose en “conviventes-olvidados”.

No sólo fueron atravesados por el virus desconocido e invisible y por un bombardeo informativo, oído de escoria o en las palabras de papá y mamá, sobre morir solos de los abuelos, sobre las máscaras como escondite. El aburrimiento y la soledad han acompañado fantasías y pensamientos retorcidos, comenzando a crear pequeños temores, inseguridades y ansiedades infantiles, que a menudo nadie percibe o la importancia justa. Tenga en cuenta esto: los niños a menudo tienen una resistencia a los traumas mejor que los adultos, más espontánea: saben por ejemplo distraerse. En estos días he asistido a una conferencia de oración, sobre el tema de la resiliencia, percibiendo cuán importante es también para un niño curar su fe para aumentar su bienestar mental y su confianza en sí mismo.

En la reunión virtual las palabras de la Biblia invitaban a los adultos a utilizar la resiliencia con sus seres queridos para ayudarlos a superar las propias adversidades y miedos causados por este período particular, que todos tenemos que vivir.

Y por eso me opongo a proponer una especie de psicoterapia colectiva del luto y de la resurrección, por eso debemos ayudar a nuestros niños a vivir su vida con la resiliencia de tener éxito, de tener que hacerlo, de tener éxito en las cosas y sobre todo de hacerles comprender que no hay que tener miedo al decir: “Mamá o Papá me siento triste por…” pero, por el contrario, hay que dejar claro que la comunicación es muy importante para ayudarles.


Además, es necesario alejar sus temores con la oración hacia Dios, esto porque ayuda a los niños de dos maneras: el primero es representado por la meditación de la oración, que si se desarrolla desde las primeras fases de
nuestra edad ayuda a mantener un equilibrio estable y lúcido en la resolución de problemas, evitando ansiedades, miedos y ataques de pánico, porque a través de la meditación puedes controlar la respiración y fluir toda la negatividad de nuestro cuerpo. La segunda es el hecho de una protección superior, los niños necesitan sentirse protegidos, por lo tanto, para que oren a su Dios, que tan bueno y misericordioso, para ayudarlos a vivir este
momento con más ligereza y dejando a los adultos la reflexión de los problemas.

Personalmente estoy en contra de recurrir a los recetarios terapéuticos que bajarían su yo / identidad, además de convertirse en dependientes de tales medicamentos.

Los niños no necesitan tales remedios. No tenemos que tratarlos, excepto en los casos de patologías pediátricas certificadas, sino cuidar de ellos, desarrollando en ellos muchos antídotos resistentes, dándoles un nuevo optimismo y voluntad con un enfoque realista a los acontecimientos del coronavirus, para reelaborar lo que ha sucedido, sin ocultarlo como si fuera un mosquito que basta con echar, cada uno según su edad a través del uso del juego
comunicativo, será capaz de comprender y aceptar la realidad. Por lo tanto, se necesita una actividad educativa prioritaria, no terapéutica, por lo que tenemos que utilizar lo que es correcto y bueno para ellos, a veces tenemos que inventarnos para ellos, para su beneplácito psico-físico.

Me opongo a proponer una especie de psicoterapia colectiva del luto y de la resurrección de acontecimientos negatiiv. Se necesita una intervención educativa difusa del renacimiento, centrada en la educación y la autoeducación, no una terapia más aislante, que hace que el hombre “droga dependiente”, mejor convertirse en “Sonrisa dependiente o Dios dependiente”. Esta es la cuestión de lo que creo que hay que poner en el centro del renacimiento de los niños cuando puedan salir de sus antros domésticos y volver a su vida normal.

La frase que puse al principio de este texto, pronunciada por un niño en un jueves santo sin gente en la calle, nos dice mucho. Nos dice de la necesidad de una relación, nos dice de ese apego tranquilizador que Bowlby nos
enseñó a superar a su madre. Pero también nos enseña la sabiduría de la maestra/educadora que encuentra en la ironía un antídoto para que pase la tristeza. Quizás la maestra/educadora no conoce a Borys Cyrulnik, un gran
francés que ha propuesto la educación a la resiliencia como práctica en pedagogía y psicología, resiliencia que parte desde dentro, y que considera la ironía una de las maneras más útiles de salir de problemas y tragedias.


Más que el Valium y más que los psiquiatras el hombre tiene necesidad de serenidad, de sonreír a la vida con su prójimo, de ser feliz aceptándose por lo que es, pero sobre todo, hay que convertirse en un templo, el templo de
Dios, cada uno con su propio modo de ser divulgando armonía con la resiliencia en tener que creer que la vida no sólo está hecha de obstáculos, sino también de pequeñas alegrías que compartir con el prójimo.

Y aquí está el punto de lo que creo que se debe poner en el centro del renacimiento de los niños cuando puedan salir de sus antros domésticos. Se necesita una intervención educativa difusa de renacimiento, centrada en la educación y la autoeducación, no una terapia más aislante.

Cuando pienso en estos niños de hoy, recuerdo a Jean Itard que, al final del siglo XVIII, trata de reeducar a un niño que había sido encontrado salvaje en los bosques franceses. Itard, que era médico, le propone a Victor (este es el nombre dado al salvaje) didáctica, no terapia (de ahí la historia de TARZAN). Y Victor está respondiendo. Nace con Itard en Europa la pedagogía “especial” entendida no como clínica aislante sino como especialmente dedicada a él después de años de abandono total de aquel niño en el bosque.

Creyendo que todos los seres humanos son educables y que todos lo hacen en sociedad. Contra Rousseau y las teorías naturalistas de la educación. Así que la educación como un hecho social prioritario que se debe hacer juntos, y como Vigotsky dos siglos más tarde se profundizará. Pero ningún educador puede serlo si no tiene a Dios en su corazón, sin importar si lo cree o no en la fe, cada uno de nosotros manifiesta su bondad de manera totalmente personal y de manera de soñar, hay quien no cree en nada y hace voluntariado, Hay quien cree e invita en su casa a un vagabundo para darle una comida caliente, y quien lucha contra el mundo y todos encuentran el tiempo para hacer jugar a un niño. Cada uno a su manera es una pieza del gran cuadro de Dios, no nos corresponde elegir la pieza, sino el modo de ponerla en el gran marco de la vida que nos ha sido asignado desde su nacimiento.

Por eso pienso que hay que imaginar un proyecto especial de regreso para los niños, que de especial sólo tiene la accidental respuesta a una época dramática, sin valores ni moralidad. Hay que hacerlo con la sabiduría educativa de acontecimientos de alta normalidad social, pensada como reconstrucción de confianza, optimismo, deseos de
futuro.


En resumen, el final de la respuesta del niño: “Te veo, maestra, y me lo pasa todo” representa una gran victoria de la clase educativa, porque ver a un niño sonreír no tiene valor. La prioridad es sobrevivir a la pandemia. Pero algunos indicadores ya pueden hacernos comprender las vías educativas posibles para un regreso a la escuela y a la vida social de nuestros niños. Pienso que hace falta un “pacto educativo territorial” en el que la escuela, las familias, el pastor,
las colectividades locales, la sociedad civil, las asociaciones del tiempo libre y de la vida, de la cultura, construyan un “continuum coordinado de experiencias y prácticas” que se ofrezca a los niños para volver a la vida.


Sería vago pensar sólo en las clases y en los programas. En este período, en el que se celebra la juventud mundial, las preguntas que surgen son:

¿Qué hacer?

  • ¿Aún no sabemos cuándo y cómo seremos libres?
  • ¿Cuándo vamos a salir?
  • ¿Cuándo podemos volver a tener una vida social normal?

Así que cualquier propuesta está condicionada por la época de la pandemia y la prioridad de sobrevivir a ella. Pero algunos indicadores ya pueden hacernos comprender las vías educativas posibles para un regreso a la escuela y a la vida social de nuestros niños.

  1. No puede ser sólo el tema de la escuela.

Pienso que hace falta un “pacto educativo territorial” en el que la escuela, las familias, el pastor, las colectividades locales, la sociedad civil, las asociaciones del tiempo libre y de la vida, de la cultura, construyan un continuum coordinado de experiencias y prácticas que ofrecer a los niños para volver a la vida. Sería vago pensar sólo en las clases y en los programas. Ha llegado la hora de imaginar la valorización de esa autonomía de las escuelas que ha sido demasiado sofocada por el ministerialismo burocrático ha llegado la hora de ampliar el contrato (y la deontología) profesores a escenarios de novedad extraordinaria tanto dentro como fuera de la enseñanza clásica.
Por tanto, debe ser un compromiso coordinado del Gobierno y de los diversos ministerios implicados, de la Conferencia Unificada Estados-provincias-comunes. Vale la pena gastar dinero fructífero, porque nuestros hijos son la inversión en un futuro posible.

2. Debe ser un proyecto especial y a tiempo.

Es el momento de volver a salir. Pocos saben que en nuestro país hay memoria y experiencia de intervenciones especiales en casos especiales con los niños.
Más allá de la dimensión internacional, durante siete años me ocupé de los viajes a Italia y de las estancias de los llamados “niños refugiados” de niños africanos, albaneses, rumanos y ucranianos (hasta 30.000 al año) para
“saneamiento” de la catástrofe de la guerra, El saneamiento que se convertía no sólo en inmune sino también de la calidad de vida, de las experiencias sociales, del crecimiento afectivo y emocional de miles de niños pobres, a menudo en condición de orfandad. Por tanto, no estoy pensando en un sistema permanente de intervención, sino exactamente lo contrario, especial y de emergencia, porque el objetivo es el renacimiento de la normalidad, porque todos somos hijos de la misma semilla y brote.

3. Debe partir del valor extraordinario de estos meses.

Desde enero hasta hoy, en la escuela han sucedido cosas extraordinarias y, en muchos aspectos, inesperadas. Miles de maestros y maestros, sin tener indicaciones precisas de nadie, o mejor aún sin necesidad de que nadie se lo pidiera, han realizado, con una espontaneidad encomiable, una densa red de acciones didácticas y relacionales con sus niños utilizando las “máquinas gordas” que son las computadoras.
Es decir, han reducido la distancia (no realizado la didáctica a distancia) entre las celdas de sus diferentes casas y de los niños, construyendo una didáctica de la cercanía que ha visto experiencias valiosas, experimentos de todo tipo. La categoría considerada como la menos competente en materia de DAD ha hecho chispas, por pruebas y errores, en una forma colectiva de aprendizaje horizontal que sin duda dará frutos al volver a la escuela. Pero el objetivo, muy claro desde el principio, no era completar la enseñanza de la tabla ejercicios de gramática, era para reconstituir la relación educativa, ver y sentir, ojo y oído amigables. Entender que ese es el corazón pedagógico de la enseñanza. Han surgido nuevas alianzas entre maestros y familias, superando el período de las “watshapp” donde sólo se enviaban chismes, por parte de los padres ansiosos.

4. La nueva dimensión social de los profesores.

Este movimiento espontáneo es un fenómeno cívico que debe ser apreciado más allá de cualquier medida, a pesar de todos los errores humanos que pueden haber ocurrido. Por ejemplo, el tema de los niños sin medios, los más desafortunados de las clases sociales, que han movido a la comunidad, parientes, políticos, pastores, los ricos del país para dar a todos la oportunidad de estudiar. Hay, pues, una fase social y profesional en los profesores que los sociólogos pueden llamar de “estado naciente”, una renovación de su oficio y el redescubrimiento de valores y prácticas (ej. la evaluación formativa) que ya casi no se pensaba. Un fenómeno que vale mil cursos de formación, nacido de abajo hacia el corazón. Y si se queda así puede dar tesoros pedagógicos para cultivar, conservar, distribuir. Un fenómeno emocional y social similar, aunque, por supuesto, mucho menos dramático, al que ha captado el trabajo sanitario que ha llegado a morir para salvar vidas. Formas cívicas de una profesión que ningún contrato podrá nunca circunscribir del todo, sino seguir, valorar, premiar. Así que hay un nuevo clima entre los maestros, entre las familias, en la sociedad, entre los fieles, podríamos llamarla “solidaridad cívica de la emergencia” que hoy es muy valiosa para el regreso a la escuela para nuestros niños que por el legado histórico cultural que dejaremos a nuestros hijos. Si lo crees,
se puede hacer porque cada uno de nosotros tiene un trabajo, salvar al siguiente.

5. Ayudar a las familias y hacer que los niños vuelvan a ser niños.

El compromiso con el renacimiento también debe incluir la fatiga de los padres para manejar el aislamiento de sus hijos durante mucho tiempo. Cuesta problemas con el trabajo, pero los congestiona a tener que manejar relaciones en situación de tan fuerte dramatismo. También ellos deben ser ayudados a recuperarse de sus hijos. No en clave asistencial, téngase cuidado, sino como fenómeno social. Es hora (esperemos que pronto) de que los niños vuelvan a ser niños, no sólo hijos, y vosotros, padres, no provoquen la ira de vuestros hijos, sino que traten de disciplinarlos al amor de la vida.
Por tanto, es también una cuestión social de gran importancia sobre los tiempos de vida, de trabajo, de relación de todos, grandes y pequeños. Pre-condición de cualquier actividad son los estándares esenciales de garantía que se deben prever para todos los operadores (tampones, máscaras si es necesario, espacios y tiempos, etc.).

ALGUNAS PROPUESTAS OPERATIVAS

Pasamos ahora a presentar algunas propuestas, teniendo en cuenta las condiciones actuales y las condiciones restrictivas que aún deben celebrarse. Pre-condición de cualquier actividad son los estándares esenciales de garantía que se deben prever para todos los operadores (tampones, máscaras si es necesario, espacios y tiempos, etc.).

a) Las escuelas del sol, para el verano

Imaginemos (esperemos) que haya “ventanas” de salida de casa posibles, con todas las cautelas. Es un tiempo favorable para el clima y el peor para quedarse en casa. Sin dejar espacio a espontaneismos amorosos, aunque
positivos, se podrían promover y financiar iniciativas a inventar mezclando las excursiones religiosas, las colonias marinas, las escuelas de verano y las experiencias scout, ofreciendo a los niños de 4 a 11 años experiencias de
vida social en común, más al aire libre que en el interior de las escuelas. Se podrían utilizar las escuelas como espacios libres cosas, baños y comedores, pero el resto fuera bajo los árboles siempre que sea posible. Si las ciudades tienen montañas cercanas es perfecto, como las ciudades de mar donde los establecimientos balnearios podrían ser excelentes bases de la experiencia guiada (y un poco controlada). Por supuesto, hay que evitar las experiencias de colonias clásicas lejos de casa, porque a pesar de que los niños han estado con sus padres demasiado tiempo, los estados de ansiedad de proximidad me parece que hacen conveniente que los niños permanezcan por lo menos la noche en su casa. Al menos en general. Tal vez en la escuela secundaria, en cambio, usted podría…
Llamamos aquí estas posibilidades (sólo para dar un nombre optimista) “Escuelas del sol”, mejor si de barrio o de país. En estas experiencias de comunidad sería oportuno incluir como interlocutores activos a los maestros y maestros (los verdaderos, no los suplentes para la ocasión) que los niños tienen en la escuela, por turnos, incluso semanales, en los que se restablezca la relación y se haga también un poco de escuela. Niños y niñas junto con los educadores, animadores, y maestros a hacer comunidad educativa con los niños. La experiencia de los centros de verano es muy amplia, no es necesario inventar cosas extrañas, sino sólo insertar algunas horas de buena escuela para rehacerse los
músculos de la mente. Y finalmente estar juntos, también para poder pasar un día todos juntos para redescubrir los valores de la amistad y del saber compartir.

Entiendo el efecto de esta propuesta, y dejo a las autoridades locales, a las escuelas y a los sindicatos la forma de resolver el conflicto entre los derechos de los niños, la organización del trabajo, los contratos, etc. Pero la emergencia requiere ir más allá de los hábitos, sólo dura este verano tórrido de emociones.
No me parecería escandaloso pagar más a los profesores/educadores, dejar a formas de voluntariado la adhesión, pero es indispensable que los profesores/educadores sean los verdaderos de la normalidad, no sustitutos, de lo contrario no funciona. Lo mismo vale para los numerosos educadores que ya están en nuestras escuelas para seguir a los alumnos con discapacidad. Podrían ser el eje organizativo de las semanas de las Escuelas del Sol. Pero junto con los profesores/educadores, en un papel casi invertido, se crearían alianzas profesionales muy intrigantes incluso para el regreso a la escuela. Por supuesto, deberían prohibirse estrictamente dos cosas: abrir computadoras (si no sirve para escuchar canciones de fondo) y utilizar cualquier rareza virtual, se permite abrir libros y la biblia acompañados de
un buen postre o helado, preparado por los educadores.


Es necesario volver a la mano de obra, competencia esencial cuando son pequeños, y dejar de lado el digito-tecnología por un tiempo. No porque se tenga en odio la tecnología, sino porque la edad y la experiencia educativa
de vuelta a la normalidad y al renacimiento necesita mucha y aún mucha corporeidad. En el fondo, esto significa que después de la resaca virtual impuesta por el virus, se necesita una pausa llena de cuerpos, pensando que después de volver a la escuela entre la manipulación y el digito-tecnoloide se sabrá encontrar una mediación inteligente que se mezcle la una con la otra sin sustituirse entre sí.

Las Escuelas del Sol servirían también a los padres, oprimidos por un período difícil, liberaría a sus hijos de la capa de la casa, haría posible hacer al menos dos meses más serenos. También será difícil para muchos padres programar vacaciones fuera de casa, no me parece que sea un período económicamente feliz para todos nosotros. Por lo tanto, que al menos sus hijos sean más cuidados para el tiempo de vida. Empezaría promoviendo las Escuelas del Sol, por supuesto, ante todo para los niños con discapacidad, los que más han pagado el aislamiento de estos meses de
distancia. Y los niños que menos han usado la computadora, los que tienen familias con problemas económicos. Pero estas son sólo las primeras prioridades sociales, la invitación debe ser a todos los posibles niños deseosos de salir de casa de manera orgánica y a la vez protegida, para revisar/estar con sus amigos y sus maestros.
¿Necesitará un político que tome en serio este proyecto, para dar marco jurídico y económico a esta idea? Hágase. ¿Serán necesarias formas contractuales nuevas y extraordinarias para esta fase para los educadores, o servirán voluntarios que por amor al prójimo lo harán sin ninguna contribución económica? Claro, ¿y quién se echaría atrás? Se necesitará sobre todo que la planificación y la realización sea horizontal, del territorio, mezclando los recursos de la colectividad local, de la escuela, de la sociedad civil, del asociacionismo, de las comunidades.

b) Versiones paralelas y diferentes de experiencias de Verano

No es difícil, a partir de estos paradigmas operativos de las experiencias de verano que aquí hemos llamado Escuelas del sol, imaginar mil otras variables operativas. La fantasía panameña y de las ciudades es mucho.
Cuenta el núcleo duro de la propuesta educativa: común, escuela y sociedad civil juntos para los niños. Evitando que se convierta en una guardiana, porque es mejor entonces quedarse en casa. También se podrían utilizar colonias en desuso, y programar para los niños turnos de dos semanas, o simplemente elegir la naturaleza que ofrece mil
oportunidades. No es necesario tener dos meses completos de verano. También podríamos, tal vez para los más grandes, realizar actividades electivas (ej. deportes), evitando, si es posible, las dificultades de hacer demasiado. En este caso también podrían entrar propuestas para los niños de secundaria, pero también ellos con un pedacito de profesores que hacen comunidades educacionales.
Merece la pena señalar, por último, que de todos modos el verano utilizado para estar juntos podría ser un excelente amortiguador para favorecer un más sereno y menos ansioso regreso a la escuela.

c) Volver a la escuela.

Será un retorno deseado pero no fácil. Y estará condicionado por los niveles de seguridad previstos para esos meses por la ciencia epidemiológica. Imaginemos aquí dos escenarios posibles, por lo menos por casualidad, pero para subrayar que en este caso serían necesarias otras intervenciones, tanto de formación como de organización. En cambio, aquí sólo nos centramos en las opciones en las que sea posible el regreso a la escuela y la salida de casa, a pesar de todas las precauciones. Ya se sabe que contener a los niños de la relación corporal es injusto y dañino, así como intentar al menos construir situaciones de aclareo de los contactos, no excluyéndolos a priori. Hablamos, pues, de distanciamiento y no de distanciamiento.

Se podría imaginar un período por lo menos trimestral en el que la clase o sección se divida en dos, lo que favorece no el aislamiento sino el adelgazamiento corporal. También se podrían mezclar clases paralelas en tres grupos.
Siempre y cuando los profesores presentes sean los de los niños, de lo contrario la relación educativa no se reanudará. Sin embargo, ya se sabe que contener a los niños de la relación corporal es injusto y dañino, así que al menos trate de construir situaciones de aclareo de los contactos, no excluyéndolos a priori. Hablamos pues de aclareo y no de distanciamiento.


En la escuela de la infancia se podrían realizar fácilmente según los turnos mañana/tarde. Sin embargo, también durante los primeros meses, es oportuno pensar en otro personal, en particular los mismos educadores pero también
animadores y expertos sociales del territorio, con también profesores esta vez de valor reforzado, que creen situaciones didácticas útiles para restablecer una relación entre los niños y el currículo, aprendizajes,
experiencias de enseñanza de investigación, etc.. que tenga el valor de la compensación en relación con el tiempo perdido el año escolar anterior. Sobre estos aspectos no son necesarias muchas sugerencias a los profesores
de las escuelas de la infancia y primaria, son ya expertas en flexibilidad didáctica, pero hacen falta recursos, colegas que ayuden y demás.

Este modelo integrado de escuela flexible complica la falta de espacio para grupos pequeños. En este caso es necesario pensar en el inverso de las Escuelas del sol, pero con una ulterior relación con la colectividad local y
la sociedad civil porque la escuela se articula, en la medida de lo posible y de manera razonable, utilizando otros espacios del territorio: espacios entendidos no como aulas-Pero espacios abiertos de uso para experiencias
didácticas vive en el territorio. Pienso, por ejemplo, en bibliotecas, gimnasios, piscinas, parroquias, etc…
Por lo tanto espacios no porque la escuela es pequeña, sino espacios porque la escuela se abre y sabe utilizar el territorio como una escuela abierta con oportunidades educativas y didácticas que a menudo en la escuela
“tradicional” se hace sólo como anuncios o en el estilo de excursiones escolares. Naturalmente, en esta hipótesis, sirve, como en el caso anterior del verano, un proyecto y planificación horizontal entre escuela, ente local, sociedad, ciudad, es decir, un sistema integrado de formación de carácter otoñal y pre-invernal. Eso no es imposible.

  1. ¿Cómo se lleva a cabo la fase de acogida para los niños y niñas de tres años que comienzan a asistir a la escuela?
    La escuela, compatible con los espacios disponibles, organiza la acogida en los espacios exteriores haciendo respetar la distancia entre los adultos y, cuando se desarrolla en ambientes cerrados, cuida la limpieza profunda y la
    ventilación frecuente y adecuada de los locales. El acceso para el acompañamiento sólo está previsto para un progenitor o persona mayor de edad delegada por los padres o por quien ejerce la responsabilidad parental,
    respetando las normas generales de prevención del contagio, incluyendo el uso de la mascarilla durante toda su estancia en la escuela. Las mismas indicaciones son válidas para la ambientación.

2. ¿Cómo se organizan los grupos en la escuela?
Hay grupos/secciones estables con la identificación de cada grupo del personal educativo, docente y colaborador, con el fin de simplificar la adopción de medidas de contención derivadas de posibles casos decontagio y limitar su impacto en toda la comunidad escolar.

3. ¿Se pueden traer juguetes de casa?
No, no se pueden llevar juguetes propios. Además, el material de juego se asigna exclusivamente a grupos/secciones específicos.

¿Hay más personal que garantiza el buen desarrollo del tiempo escolar en la escuela?

Sí. Se han previsto dotaciones orgánicas adicionales dentro de los límites de los recursos disponibles para garantizar la reanudación y el desarrollo seguro de los servicios educativos y de las escuelas de asistencia a la
infancia.


¿Quiénes son los alumnos frágiles?

Son alumnos y estudiantes con patologías graves o en estado de inmunodepresión certificada, los cuales, por el riesgo de contagio particularmente elevado, no pueden asistir a las clases en presencia

¿Cuál es el procedimiento de reconocimiento de la condición de alumno o estudiante frágil?

La condición de fragilidad es evaluada y certificada por el Pediatra de Libre Elección o por el Médico General en conexión con el Departamento de Prevención Territorial. La familia representa a la institución escolar la condición de fragilidad de forma escrita y documentada por las estructuras socio-sanitarias públicas competentes.

¿Qué estrategias educativas se aplican a los estudiantes y alumnos frágiles que no pueden recibir clases en presencia?

En caso de que en la certificación de fragilidad se demuestre la imposibilidad de recibir clases en presencia en la escuela, los alumnos y estudiantes frágiles pueden beneficiarse de formas de Didáctica Digital Integrada, o de otras modalidades de itinerarios de enseñanza complementarios establecidos por la institución escolar.

¿Qué hacen los centros escolares para garantizar a los estudiantes frágiles el derecho a estudiar y el respeto de la igualdad de oportunidades?

Los centros escolares, en su Plan Escolar para la Enseñanza Digital Integrada, prevén para los estudiantes y alumnos frágiles el derecho a beneficiarse de la didáctica a distancia exclusiva o integrada con los profesores ya asignados a la clase de pertenencia, según las necesidades específicas de cada estudiante o alumno.


Sobre el autor: El PROF. Dr. Adriano SPADA CHIODO, Profesor de Psicología Clínica & Profesor de Mental Coach International Presidente CEO de OSI HOLDING GROUP S.A. y responsable de OSI MENTAL CLINIC

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Últimas Noticias
0
Nos gustaría saber qué piensas. ¡Comenta!x
()
x